jueves, 26 de mayo de 2011

Para comenzar el día...

Les quiero compartir unos decretos de "El Libro de Oro" de Saint Germain que utilizo día con día. Son de las primeras palabras que digo en mi arranque diario. Es muy poco tiempo el que toma hacer estos decretos y mucho el beneficio y el efecto que causan en un día normal de trabajo (sea cual sea la actividad a la que se dediquen). Antes de comenzar, para los que no sepan o simplemente como conocimiento para recordar, al decir: "YOSOY", estamos reafirmando la divinad de nuestro SER. Al decir "YOSOY", ponemos a Dios en acción. Por tanto es muy poderoso comenzar decretos con esta afirmación y reconocimiento, ya que equivale a que Dios está poniendo en acción o de manifiesto aquello que queremos crear en nuestra vida. (Como todo, lleva tiempo "creerlo y sentirlo", pero con la práctica de esta toma de consciencia lo sentirán cada vez más natural y totalmente cierto. Sentirán como afirman una gran verdad del SER).

Con firmeza se dice:

"YOSOY el Amor, la Sabiduría y el Poder con su inteligencia activa, lo que estará actuando en todo lo que piense y haga hoy. Yo le ordeno a esta actividad infinita que sea mi protección y que actúe en todo momento, haciendo que yo me mueva, hable y proceda únicamente en orden divino".

Y durante el día se puede decir:

"YOSOY la presencia gobernante que me precede a donde yo vaya durante este día, ordenando perfecta paz y armonía en todas mis actividades"

Las pueden decir antes de salir de casa en voz alta, o en voz baja mientras van caminando por la calle. Las pueden escribir en un papelito para tenerlas a la mano y repetirlas cuantas veces las necesiten o en el block de notas de su Smartphone.
Publicar un comentario