lunes, 2 de enero de 2012

2012: Despertar en Peña de Bernal

YoSOY claridad en mi camino.

YoSOY luz.

El gran Dragón de Bernal, quieto y con voz apacible habló de paciencia y contemplación por todo mi andar. Disfrutar el trayecto, aprender que hacer un alto en el camino nos lleva de regreso al interior.

"Uno es el que hace las preguntas y uno es el que se las responde"... " Aveces nuestra voz interna se disfraza de la voz de la montaña, del viento, de maestros y guías... o la de algún desconocido que se cruza con nosotros durante el día".

Un escarabajo me recordó la confianza en cada paso, la certeza de ser parte del todo.
Un árbol a medio camino me señaló la eternidad y la contemplación de lo infinito, aprender a descansar.
Dos perros recordaron lo importante que es mantenerse leal a uno mismo en el cumplimiento de sus sueños, aprender a distinguir por medio del instinto cuál es nuestro camino.
Y una pequeña ardilla juguetona me recordó que tengo la capacidad de generar los recursos que necesito.

Observé con una gran visión, claridad en mi interior.
Reconecto con mi luz.

Un águila vuela y me eleva en libertad. El gran espíritu se conecta con la verdad.

El gran Dragón que fuego fue, descansa en roca por siempre fiel.

Y así fue como monté en un Dragón de fuego y tierra, que me elevó a mirar con claridad.
Publicar un comentario