lunes, 20 de junio de 2011

Una noche casi como cualquier otra.

Esta noche durante una mediación donde el hacer fue el "no hacer" regresé de una manera distinta. Tengo la sensación de estar más alto, un arraigo a la tierra impresionante, estoy muy presente en este momento que escribo estas líneas y me encuentro en un silencio casi absoluto. Hasta no he hablado porque temo romper con este increíble silencio. Al terminar la meditación consulté el oráculo de los ángeles y me ha sorprendido mucho el mensaje de hoy. Ahora cada mensaje se coordina perfectamente con el proceso que estoy viviendo. Mi gran mensaje habla de poner especial atención a mis pensamientos, emociones e intenciones porque cada vez más se manifiestan con más raipidez y fuerza. Es maravilloso como es que uno va alcanzando su propia maestría en este camino interno. Todo es parte de la expresión del corazón y la realización del SER como algo más que sólo la personalidad que mostramos en le día a día. Estoy en un punto de mi vida donde cada vez comprendo mejor las posibilidades que la vida me ofrece para compartir en este mundo mis conocimientos y el servicio de un corazón que aprende a abrirse plenamente día con día para manifestar todo en puro amor. Sólo aquellos que han comenzado a contactar con su SER desde el corazón, comprenderán y compartirán esto que escribo. Mis siguientes pasos consisten en confiar plenamente en lo que tengo para dar. Al iniciar esta acción sincera y plenamente todo lo demás comenzará a funcionar de manera perfecta. Lo SÉ.

Tengo la sensación de estar prefectamente alineado y centrado... ¿para qué?... no lo sé. Confío plenamente en lo que la vida vaya acomodando, pues todo está alineado con la gran causa y efecto que es el AMOR.

Esta noche, desde mi presencia interior YOSOY, los saludo y deseo que la paz del reencuentro con ustedes mismos sea la base para entender y acceder plenamente al GRAN poder que todo lo puede... su presencia YOSOY.

Bendiciones.
Publicar un comentario