viernes, 28 de septiembre de 2012

Espíritu Vivaz

"Tanto los practicantes consumados, como los individuos que niegan la realidad desean cultivar la espiritualidad. Es cierto que una práctica diligente es esencial, pero lo que suele pasarse por alto es cómo manejar los problemas de la vida cotidiana. Ésta es la verdadera prueba, el factor decisivo para comprobar la eficacia de los esfuerzos realizados. La dureza de la vida está directamente relacionada con el karma individual, y el punto fundamental del aprendizaje es que el practicante aplique sus logros espirituales cuando enfrenta los desafíos que aparecen en su vida de manera permanente.
 Si el mismo tema mortifica su vida constantemente, pero el practicante, tercamente, intenta ignorarlo focalizándose únicamente en los conceptos y las prácticas espirituales, lo que hace es eludir la realidad. En verdad, es de ignorantes centrarse únicamente en la práctica permitiendo que el sufrimiento continúe, sin prestar atención a los aspectos  aflictivos de nuestra vida para eliminar los obstáculos. El problema de la vida es el problema de la mente que se manifiesta a cada instante, según el principio de causalidad. El verdadero practicante espiritual no debe posponer la solución de estos temas mientras espera renacer en alguna Tierra Pura o en el Paraíso. Si piensa y hace lo contrario, permanecerá siempre en este mundo".

- Miao Tsan, Sólo usa esta mente.
Publicar un comentario