lunes, 11 de abril de 2011

Una historia de aprendizaje, el GRAN momento de GRATITUD


Tengo tanto que agradecer en este momento. Mi vida ahora parece un completo sueño. Durante este año los regalos se hacen presentes en mi vida de manera constante, sin duda alguna por la apertura desde el corazón. Reiki es un parteaguas en mi vida y de ahí una oleada de cambios, liberaciones, transmutaciones, reencuentros y bendiciones son la constante en mi vida. Llegar hasta este punto no ha sido sencillo, ha requerido constancia, reflexión, misterio, trabajo y compromiso conmigo mismo. Lo que brilla en mi actualmente es la suma de esa dedicación al SER, e irme desprendiendo de aquello que deja de ser útil en algunos ciclos de la vida. Me he dado la oportunidad de cambiar, de crecer y seguir avanzando.

Aprendí el desapego y lo practico, ahora entiendo que nada ni nadie me pertenece y que a nadie ni a nada le pertenezco. Todo este asunto de vivir se trata de danzar por el mundo, de dejarse llevar por la bella música de las sincronizaciones. He atravesado con valentía esos paisajes oscuros que en  algún momento dominaron mi vida, al inicio me daba mucho temor estar ahí hasta que poco a poco entendí que tenía que abrazarlos, contemplarlos y entenderlos porque son parte de mi. Y apesar de que la oscuridad me envolvió más de una vez, con el aprendizaje comprendí que se trataba de una gran oportunidad, un gram maestro que me ofrecia el regalo de la elección. Elegí la luz y trabajar mucho más en ello. Cuestioné intelectualmente muchas enseñanzas y me asombré de mi gran capacidad de análisis hasta que las ponía en práctica para probar si eran verdad... ahí fue cuando mi intelecto se tambaleó y mi ego se fue desmoronando poco a poco... cuánto agradezco ese momento. La práctica, la constancia y las ganas de aprender me llevaron a buscar más y a cuestionar. Entre los mejores maestros de este mundo (los libros) me sumergí en páginas que compatían las palabras que necesitaba en ese oportuno momento. Sabía que todo esto era una aventura en la que no podía dar marcha atrás.

También hubo momentos donde me sentí fuera de este mundo, la sensación de no pertenecer y no enteder el "orden" que imperaba me hacía dudar, sentirme solo y me llevaba a refugiarme en mi, lejos de todos. Enendí que debía experimentar la vida como alguien tan normal... y lo hice. Comprendí mucho más lo que es ser humano, los juegos en los que generalmente caemos y los miedos en los que permanecemos encadenados. Hasta que nuevamente mi alma inquieta y sedienta de luz despertó en ese periódo y emprendió el viaje de regreso... retomé mi camino pero ahora con un balance enriquecido pues experimenté  ambos polos... ahora era tiempo de elegir...

Mi regreso comenzó hace un año, desde el alma sentí un llamado por todo mi SER y la vida tan basta como siempre puso en mi camino a las personas y circunstancias adecuadas para de una vez por todas dar ese salto de FE.

Y aquí estoy en este maravilloso despertar que con cada paso me hace estár consciente y certero, soy un canal perfecto de la vida, del amor y la sabiduría infinita. Estoy reencontrándome con mi gente, este gran staff para el despertar de Gaia, de la nueva humanidad. Ahora soy parte de la historia que normalmente no se cuenta, pues ésta se protagoniza desde adentro de cada uno de nosotros y se comparte en pleno amor con aquellos que están despiertos o quieren despertar. Es tiempo de elección. O vivimos en el interior o nos quedamos en en exterior.

Cada día que pasa me sigo sorprendiendo y maravillando por tanto amor que fluye hacia mi. Toma forma de amig@s, mensajes, conocimientos, maestros, alumnos, herman@s, sanaciones, bendiciones, seres de luz, guías, ángeles, arcángeles... puro amor en manifestación.

Este es mi momento, el presente perfecto.

Desde aquí tomo mi fuerza y poder creador de vida. YO SOY.
Publicar un comentario