jueves, 24 de marzo de 2011

Familia

Todo se mueve en este mundo, diferentes ritmos crean mágicas danzas para cada uno de nuestros momentos. Me sigue sorprendiendo lo perfecto que suenan cuando las miradas se cruzan y generan sincrónicos remolinos donde todo es eterno y perfecto. Nosotros, los creadores de causas lo sabemos, lo sentimos y compartimos. Estamos comprendiendo la gran danza del mundo que nos mueve y convoca a recordar que somos uno. El UNO en el AMOR.
Publicar un comentario